Limpieza de suelos y pulido

Limpieza de suelos y mantenimiento

Lo fundamental para la limpieza y tratamiento de un suelo es identificar de qué tipo se trata:

Una vez identificado el tipo de suelo podremos tratarlo adecuadamente, pues no todos los suelos admiten los mismos productos o la misma maquinaria.
Entre los tipos de limpieza debemos distinguir:

  • Limpieza de mantenimiento
  • Limpieza puntual o limpieza de obra.

Para las limpiezas de mantenimiento utilizaremos productos neutros que no dañen y cuiden las propiedades de cada suelo.

En la limpieza de suelos de obra, es cuando debemos identificar el tipo de suelo y aplicar el sistema de limpieza mas adecuado, es aquí donde podremos utilizar otros productos de limpieza más agresivos, como ácidos, decapantes o desengrasantes, y después otros productos para protegerlos que facilitarán su posterior mantenimiento y limpieza.

Para realizar una limpieza de suelos eficaz distinguimos varios tipos

Para que un pavimento se conserve en perfecto estado y, además, se alargue su vida útil evitando su deterioro, y posterior recambio, es necesario aplicar a cada tipo de suelo un tratamiento adecuado a sus características:

· Limpieza de suelos de mármol: Somos expertos en el tratamiento de suelos de mármol, realizando siempre el mejor proceso para recuperar el brillo y apariencia original.

 

· Suelos de granito: Este tipo de suelo es más agradecido en el tiempo y no necesita un mantenimiento tan frecuente como lo puede necesitar el mármol. Conocemos este tipo de suelo y por nuestra experiencia lo  tratamos y cuidamos para que se prolongue su vida útil.

 

· Suelos de terrazo: Muy usados sobretodo en comunidades de vecinos y exteriores, por su reducido coste y dureza proporciona un fácil mantenimiento si se protege adecuadamente.

Limpieza y mantenimiento de suelos

 

· Suelo de hormigón pulido: Muy común en naves industriales y garajes, que soporta el paso de maquinaria pesada y tránsito interior, carretillas, y pequeñas furgonetas.

 

· Suelo técnico elevado (falso suelo): Este suelo esta elevado mediante unos pies regulables que permite el paso de cableado, tuberías y demás. Es de fácil mantenimiento siempre que se aplique un buen tratamiento con la frecuencia adecuada. Guardando la apariencia desde el primer día.

 

· Suelo de pvc o plástico: Es un suelo muy duro que soporta mucho tránsito de gente, con un tratamiento muy parecido al del marmol. Admite técnicas de decapado y abrillantado con unos resultados excelentes.

 

· Suelo de madera y parquets: Son suelos que requieren de un especial cuidado en la instalación y posteriormente en su mantenimiento. Realizamos el servicio más adecuado a cada suelo, una vez examinado el estado del mismo. Podemos realizar acuchillados y barnizados con nuestra maquinaria para que el suelo brille con luz propia y de forma impoluta.

 

Entre los métodos de limpieza y mantenimiento aplicamos:
-El cristalizado o abrillantado, que es el acabado final y que hace que el piso se proteja y quede brillante. Para ello se emplean selladores y maquinaria con lana de acero.
-El diamantado sirve para suelos que ya hayan sido pulidos alguna vez, normalmente de mármol, y que presentan cierto desgaste.

Equipo técnico especializado

Para realizar esta tarea contamos con un personal con amplia experiencia, especializado en cada parte del proceso y formado continuamente para estar al día con la maquinaria necesaria y realización de cada labor minuciosamente.
En definitiva, en muchas ocasiones mantener el suelo del portal del edificio o de la oficina no es una tarea sencilla. Sobretodo, la limpieza de manchas en oficinas, a veces no es suficiente y por ello es necesario un buen mantenimiento de suelos.
Formulario de contacto